Cómo se lleva a cabo el registro de marcas

Cómo se lleva a cabo el registro de marcas

Cómo registrar tu marca en 5 pasos

Si estás pensando en crear tu propio negocio, es importante que comiences a plantearte la necesidad de registrar tu marca. ¿Por qué? Simplemente porque es el elemento que te permitirá captar la atención de los clientes, conseguir su fidelidad y diferenciarte del resto de empresas que quieren comer el mismo trozo del pastel. Por todo ello, es importante que vayas al registro de marcas y te hagas con la que has escogido para ti.

Pero ¿qué es exactamente una marca?

La marca es un título que te da el derecho a usar un signo de manera exclusiva para la identificación de tus productos o servicios. De esta forma, consigues que nadie más pueda usar dicho signo, que puede adoptar diversas formas. La marca puede ser una palabra o combinación de palabras, un símbolo, una imagen e incluso una figura, entre otras posibilidades.

Es importante aclarar que no todos los signos se pueden registrar como si fueran una marca. Por ejemplo, hay signos que se refieren a una ubicación geográfica cuyo uso no puede ser exclusivo de alguien, o signos que hacen referencia a nombres genéricos cuyo uso no puede verse limitado. Por otra parte, tampoco es posible registrar marcas ya existentes o similares a otras que ejercen la misma actividad.

Diferencias con un nombre comercial

A diferencia de la marca, el nombre comercial es el título para identificar una empresa. Este título también da derecho a usar una denominación o signo de manera exclusiva con el de diferenciar un negocio de otros. El registro de nombres comerciales puede ser llevado a cabo tanto por personas jurídicas como por personas naturales.

En este caso, es importante aclarar que el nombre comercial es independiente del nombre de la sociedad. Este último es el que se emplea en los Registros Mercantiles, digamos que es la denominación formal de la empresa, mientras que el primero es que se usa para fines más comerciales.

Razones y pasos para registrar una marca comercial

Las razones son claras, y es que el registro es la única manera que tienes de asegurarte que nadie va a usar el mismo signo para identificar sus productos o servicios. Esto te va a permitir diferenciarte claramente de la competencia y que tus clientes tengan una imagen clara de tu negocio, sin ningún tipo de confusión al respecto.

Los pasos que debes seguir para registrar tu marca son los siguientes:

1. Asegúrate de que dicha marca no existe. Tienes que comprobar que no hay marcas parecidas o similares ya registradas. Una manera de poder saber si existen es a través del localizador de marcas de la OEPM (Oficina Española de Patentes y Marcas). Es solamente una herramienta de consulta y no garantiza que puedas realizar el registro tal y como lo deseas.

2. Consulta la Clasificación de Niza. En esta clasificación puedes ver en cuántas clases del nomenclátor quieres registrar tus productos o servicios. Cuantas más clases, más alto es el precio que debes de pagar por ello.

3. Rellena el formulario y genera la hoja de pago. Una vez compruebes que no hay marcas iguales y decidas en qué clases quieres que quede registrada, rellena el formulario de registro. Después genera la hoja de pago teniendo en cuenta el número de clases y llévalo a una oficina CaixaBank.

4. Entrega la información a la OEPM (presencial o por correo). Tienes que incluir tres copias del formulario y una de la hoja de pago de tasas sellada por la entidad bancaria.

5. Recibe la respuesta pertinente. Si no hay nada en contra, se te notificará de manera preferente que tu marca ha sido registrada. En la notificación hay un vínculo al que podrás acceder para descargar tu título de propiedad de la marca.

¿Por cuánto tiempo es válido el registro de una marca?

La protección que da el registro de una marca comercial se extiende hasta un total de diez años, los cuales empiezan a contar desde el momento que depositaste la solicitud. Si quieres seguir disfrutando del título de exclusividad sobre la marca, puedes renovarlo de forma indefinida. La OEPM te avisa con antelación y tú solamente tienes que proceder al pago de las tasas correspondientes.

¿Por qué merece la pena contratar a un profesional para realizar el registro?

Para realizar un registro de marcas lo mejor es contar con la ayuda de un profesional. Además de por las razones obvias, ya que te hace la vida mucho más fácil y sabe exactamente qué documentos presentar, también porque pueden surgir una serie de problemas durante el proceso que él sabrá cómo afrontar. Uno de los casos más frecuentes es la revocación de la marca. En estas situaciones, contar con un profesional es la mejor manera de que puedas defender tu elección, pues sabe qué trámites hay que seguir y cuál es la manera más eficiente de proceder.