La inadecuada coordinación entre los médicos de familia y los hospitalarios favorece el síndrome de Burnout

La inadecuada coordinación entre los médicos de familia y los especialistas hospitalarios favorece la aparición del síndrome de Burnout, o síndrome de desgaste profesional, en los primeros, según se explica en un artículo que ha publicado la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc) en su revista ‘Atención Primaria’.

En concreto, y a través de una encuesta, los expertos de esta sociedad científica han descubierto que «el 80 por ciento de los facultativos de familia considera que su relación con el nivel hospitalario no es la idónea». De hecho, se ha evidenciado que «un 23,8 por ciento cree que sucede algo similar respecto al personal de enfermería».

Además, el 20 por ciento de los médicos de cabecera «sufre un desgaste profesional máximo», considerándose éste en este estado «difícilmente recuperable para un adecuado ejercicio profesional», lamentan. Añadido a ello, los especialistas exponen que los casos de enfermos siguen creciendo año a año, y es que, «uno de cada 113 médicos de familia se suma anualmente a los ya diagnosticados».

Ante estas consideraciones, desde Semfyc apuestan «por el empleo estable y de calidad», ya que éste «ayuda a mitigar el desgaste profesional». Y es que, es necesario buscar una solución «para que no repercuta en el trabajo en equipo y en la calidad de la atención prestada», razonan.

El síndrome de Burnout produce una grave repercusión y deterioro «no solo a nivel laboral, sino también a escala sociofamiliar y personal», indican. Uno de los factores que incrementa su aparición es la presión asistencial, lo que también genera «cansancio emocional», explican los especialistas.

No obstante, existen otros como «la mayor frecuentación de consultas en Atención Primaria o el escaso tiempo disponible para cada paciente», manifiestan. Este es el origen de que se haya incrementado han incrementado «el esfuerzo, la tensión y la sobrecarga diaria que el médico debe afrontar», afirman.

Si el estrés es continuado para la persona que lo padece «puede afectar a la salud física y mental», sostienen los representantes de Semfyc. Antes de ello, se genera un agotamiento físico y psíquico que «imposibilita ejercer adecuadamente el trabajo», y una despersonalización en forma de conducta de alejamiento, señalan.

http://www.prevention-world.com/es/actualidad/noticias/mala-coordinacion-especialistas-hospitalarios-favorece-desgaste-profesional-aten.html

¿En qué podemos ayudarte?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

¿Prefieres llamarnos?

Abrir chat
Marzal & Asociados
Marzal & Asociados
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?